25N. Si cae una, caemos todas

<Si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte>

(Minerva Mirabal)

¿Por qué el día contra la violencia de género es el 25 de noviembre?

Las hemanas Mirabal; Patricia, (36 años), Minerva (34) y María Teresa (25), también conocidas como ‘Las mariposas’, eran tres activistas dominicanas opositoras a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo. Las tres fueron violadas, encerradas y torturadas en varias ocasiones, pero no dejaron de luchar. Su espíritu de lucha fue cada vez mayor.

En mayo de 1960 fueron juzgadas y condenadas a tres años de cárcel por atentar contra la seguridad del estado dominicano, al igual que sus maridos. A raíz de las manifestaciones que se produjeron a favor de su libertad, fueron liberadas el 9 de agosto de ese año, pero sus maridos continuaron en prisión.

A las dos semanas de obtener su libertad, retomaron el activismo contra el régimen encabezando reuniones secretas. Esto, más las presiones internacionales por las que pasaba el General Trujillo producidas por el atentado de Venezuela contra el presidente Rómulo Betancourt y la caída de diferentes dictaduras en Latinoamérica, supuso un momento clave para el dictador dominicano, que ordenó crear un plan para acabar con las Hermanas Mirabal.

El General Pupo Román, por orden del General Trujillo, trasladó a los maridos a la prisión de Salcedo con la ayuda del Servicio de Inteligencia Militar (SIM), con el objetivo de sorprenderlas cuando éstas fueran a visitarles.
Se necesitaron cuatro agentes de policía nacional y un vehículo para realizar el plan de acción.

El 18 de noviembre el escuadrón regresó sin cumplir la misión, alegando que las hermanas viajaban con niños. El 22 de noviembre volvieron a intentarlo, pero sucedió lo mismo. Sin embargo, tres días más tarde, el 25 de noviembre retomaron la misión y esta vez sí tuvieron éxito, las ‘Hermanas Mariposa’ viajaban acompañadas de su otra hermana, Patria, y Rufino de la Cruz, el chófer. En esta ocasión no había menores.

Cuando terminaron la visita a sus respectivos maridos, y ya en la carretera, fueron detenidos por cuatro varones que viajaban en un Volkswagen. A punta de pistola, obligaron a las hermanas a subir a los asientos traseros del vehículo, mientras tres de ellos se subían al coche de las hermanas con el chofer, dirigiéndose ambos a una casa donde les esperaba el capitán Peña Lara.

Cuando llegaron a la localización, las hermanas y el chófer fueron retenidos por la fuerza dentro de le la casa. El capitán hizo un gesto al cabo de la Policía Nacional, de la Rosa, que marchó a una habitación alejada. El cabo repartió a cada uno de sus hombres una víctima y un pañuelo con el que les ahorcaría.

Esa noche del 25 de noviembre de 1960, mataron a golpes a las hermanas y al chófer e introdujeron los cadáveres en su vehículo para simular un accidente de tráfico.

La muerte de las Hermanas Mirabal supuso un pistoletazo de salida al activismo y la conciencia de la ciudadanía y llevó al asesinato del dictador el 30 de mayo de 1961.

El asesinato de ‘las Mariposas’ se convirtió en un símbolo internacional contra la violencia de género. Por ello, en la fecha de sus muertes, se conmemora como el día contra la violencia de género.

No son muertes, son asesinatos

Dejemos de intentar suavizar el golpe y llamemos a las cosas por su nombre: las víctimas de violencia de género no mueren. Son asesinadas.

Según la ONU, a nivel mundial [1]:

  • 137 mujeres son asesinadas cada día por miembros de su familia. Se calcula que de las 87.000 mujeres que perdieron la vida por violencia de género en todo el mundo en el año 2017, más de la mitad fueron asesinadas por sus parejas o familiares.
  • Menos del 40% de las mujeres que sufren violencia de género piden ayuda.
  • Las mujeres adultas representan el 49% de las víctimas de la trata de seres humanos a nivel mundial.
  • En 2019, una de cada cinco mujeres de 20 a 24 años se habían casado antes de cumplir los 18.
  • 15 millones de niñas adolescentes, de entre 15 y 19 años, han sido forzadas a mantener relaciones sexuales.
  • El 35% de las mujeres ha experimentado alguna vez violencia física o sexual por parte de su pareja, o violencia sexual por una persona distinta.

En España, las víctimas se han contabilizado desde enero del año 2003. Desde entonces, han sido asesinadas 1.074 mujeres por sus parejas o exparejas. Y, en lo que llevamos de año, 41 mujeres y 4 menores han sido asesinados por violencia de género. 216 agresores se suicidaron tras cometer el crimen, por lo que no pudieron ser juzgados, y 141 lo intentaron.

Que la pandemia no nos silencie

Con el confinamiento domiciliario, muchas víctimas se han visto obligadas a permanecer con su maltratador bajo el mismo techo y a todas horas.

El número de llamadas a las líneas de asistencia por violencia de género se han multiplicado en muchos países como consecuencia de la pandemia. La delegación del Gobierno para la Violencia de Género ofrece datos en los que se observa en el mes de abril de este año un incremento, en las llamadas al 016, del 41,4% respecto al mismo periodo del año anterior.

 

Este gráfico muestra que la disminución de las demandas y los arrestos no son un sinónimo de una caída en las cifras de violencia de género, sino una muestra de las limitaciones de estas mujeres asociadas al confinamiento.

No somos números

Resulta paradójico que todos los números de muertes por diferentes razones como enfermedades o guerras, se van sumando según avanza el tiempo, a excepción de las víctimas de violencia de género. El número de asesinadas se resetea cada 1 de enero y comienza el contador desde cero. Cada una de esas mujeres son un número que caduca a los 12 meses.

Y, posiblemente. a los dos días de ese mismo mes leemos en los titulares “Primera fallecida por violencia de género de este año”.

Si ponemos “primera” es porque sabemos que va a haber más a lo largo del año. Ponemos “fallecida” y no “asesinada” que es lo que realmente ha pasado.

Pero hay algo peor, ponemos un número en cada víctima. No son un número. Son mujeres, con su nombre y sus apellidos, su edad, sus rasgos físicos y sus gustos. También son sus familiares y amigos que tienen que ver cómo se habla de ellas. Como si estuvieras cogiendo un número en la carnicería para esperar turno.

La última víctima de violencia de género en España fue asesinada el 9 de noviembre en Girona. No se conoce su nombre.

 

Notas

[1] ONU Mujeres (2020) ‘Hechos y cifras: Poner fin a la violencia contra las mujeres’. Disponible en: https://www.unwomen.org/es/what-we-do/ending-violence-against-women/facts-and-figures


Isa M. Almoguera

Graduada en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Universidad Nebrija. Ha trabajado para los distintos medios de Intereconomía radio, La Fábrica Deportiva, Público.tv y TVE. Actualmente estudiando el Máster de Reporterismo y Periodismo de Investigación por el Instituto TRACOR.
Comparte este artículo

One thought on “25N. Si cae una, caemos todas

  1. Espero que tras leer este artículo, muy bien documentado, sirva para que muchas de esas personas que niegan la violencia machista recapaciten

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Next Post

La atenta mirada de Foucault ante la excepcionalidad de la Covid-19

El tratado de Westfalia de 1648 se soliviantó poniendo fin a la vida disoluta de la Casa de Austria y, con ello, la pérdida de la hegemonía española iniciada con los Reyes Católicos. Desde entonces, se buscará incluso hasta en la actualidad, una condición arcádica e imperial mancillada por heréticos […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies