Análisis de los Presupuestos Generales del Estado para 2021

 

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias presentando los Presupuestos Generales del Estado.

Ha comenzado la cuenta atrás para los Presupuestos Generales del Estado para 2021 tras encadenar dos ejercicios consecutivos con los mismos presupuestos de 2018, que fueron elaborados por el entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

En 2019, el PSOE presentó un proyecto presupuestario pactado con Unidas Podemos que fue rechazado por el Congreso de los Diputados – PP, Ciudadanos y las formaciones independentistas votaron en contra a causa del conflicto catalán-, que provocó el fin de la legislatura y una convocatoria de elecciones en abril que condujo a Sánchez a encabezar un Gobierno en funciones sin capacidad para presentar unos nuevos presupuestos.

Ya con la formación del Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, los planes del Ejecutivo liderado por Sánchez para llevar a cabo unas cuentas públicas progresistas no pudieron ver la luz por la pandemia, que, en palabras de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quedaron “totalmente desactualizados” al cambiar las previsiones macroeconómicas.

Los Presupuestos Generales del Estado, definidos en el artículo 134 de la Constitución, se deben elaborar y aprobar por las Cortes Generales de forma anual. Si no son aprobados, se prorrogan automáticamente los del año anterior, en este caso, los de 2018.

Las cuentas públicas son los cimientos que sustentan la economía del Estado y son, a la vez, el sello de la mayoría de las políticas que lleva a cabo un gobierno. Y estos presupuestos son singulares porque están marcados por un contexto socioeconómico y político complejo tras la crisis de la Covid.19.

En la segunda ola de la pandemia se están confirmando las previsiones que en marzo lanzaron los principales organismos económicos internacionales, lo que ha obligado a determinar nuevas medidas restrictivas en España, como el cierre perimetral de las Comunidades Autónomas.

Este proyecto de presupuestos se ha elaborado sin la referencia de la senda de consolidación fiscal que la Unión Europea ha dejado “en paréntesis temporal” ante los efectos de la Covid-19. Y son los primeros presupuestos que elabora un gobierno de coalición en la democracia española.

 

Incertidumbre económica

 

Con este panorama, el Ejecutivo de Sánchez ha anticipado una contracción de la economía del 11,2% en 2020, un 1,6% por debajo de lo que pronostica el Fondo Monetario Internacional; y ha previsto dos escenarios en el caso de las previsiones de crecimiento para 2021: por un lado, un marco inercial que se daría si no se ejecutase el Plan de Recuperación Europeo – el programa Next Generation EU, que persigue la recuperación de los estados miembros-, donde la economía crecería un 7,2% y, por otro lado, un segundo escenario que refleja los efectos de los fondos europeos, en cuyo caso se situaría en el 9,8%, por encima de las perspectivas internacionales.

 

Ingresos y gastos

 

El proyecto de ley para las cuentas públicas prevé, en el ámbito de los ingresos, un incremento del 13% en la recaudación tributaria con respecto a 2020, que suponen más de 10.000 millones en comparación con la ejecución de ingresos de 2019.

Tomando como referencia el avance de liquidación de 2020, los ingresos por IVA crecerían un 14%; los del Impuesto de Sociedades, un 20% y los de IRPF, un 8%. Además, la recaudación de impuestos se extendería a las transacciones financieras, servicios digitales, plásticos, residuos y primas de seguros, que supondrían cerca de 3.725 millones de euros.

Este incremento de recaudación que prevé el Gobierno solo será posible si la situación macroeconómica no se ve afectada por la segunda ola de la pandemia, esto es, que no se lleven a cabo restricciones más duras; que exista una recuperación enérgica; que se cumplan las estimaciones gubernamentales de recaudación tributaria y que se ejecuten todos los fondos procedentes de la Unión Europea.

En cuanto al gasto, el Gobierno prevé una subida del 31% para el Estado y la Seguridad Social con respecto al de 2019. Si lo comparamos con los presupuestos fallidos de 2020, se van a realizar más inversiones en energía, un 103,9% por encima; en pymes e infraestructuras, un 150%; y en digitalización e investigación, un 80% más.

Sanidad recibirá 7.300 millones de euros, un 75,3% más que el ejercicio anterior, mientras que la dotación de Educación asciende a un total de 4.893 millones de euros, un 70,2% por encima.

 

 

Sin tener en cuenta los fondos europeos, las partidas de gasto social son las que tendrán aumentos más significativos: las pensiones crecerán un 3% -unos 5.000 millones de euros-, además de establecer el Ingreso Mínimo Vital; los servicios sociales crecen un 30%; la política de vivienda un 25%  y la prestación por desempleo, un 20%.

Además, la propuesta del Gobierno de coalición para los Presupuestos de 2021 pasa por un incremento de las transferencias a otras administraciones públicas. En este sentido, los gobiernos regionales y locales harán frente a los gastos extraordinarios derivados de la pandemia con 26.500 millones de euros, de los cuales 7.300 millones proceden de fondos europeos.

La sostenibilidad de las cuentas

 

Estas cuentas públicas tendrán que hacer frente a una deuda pública frágil con un alto nivel de endeudamiento; a un déficit estructural considerable; a una inflación por debajo de la eurozona y, además, las consecuencias derivadas de la pandemia, que pueden generar desconfianza en los mercados por la capacidad de España de generar ingresos públicos para afrontar el pago de la deuda.  

Por ello, los fondos europeos se volverán claves en el proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado de 2021, porque suponen un aumento de un 2,6% en cuanto a las previsiones de crecimiento del Gobierno, que espera que el déficit público alcance el 11,3% en 2020, un 3% por debajo de las previsiones del FMI. Aunque ambas coinciden en sus perspectivas de reducción al 7,7% para 2021. 

Notas

[1] Instituto Nacional de Estadística. (2020). Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL) Segundo trimestre de 2020. Madrid: INE. Recuperado de https://www.ine.es/dyngs/INEbase/es/operacion.htm?c=Estadistica_C&cid=1254736045053&menu=ultiDatos&idp=1254735976596


Nuevo Campo Mediático

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Next Post

Ir a clase es cosa de hombres

La seguridad para la vuelta al cole este año ha generado mucha controversia. En Israel 16.000 alumnos y profesores estuvieron en cuarentena el pasado mes de junio. Para evitar esta situación durante este curso escolar, las autoridades por representantes de las comunidades heredíes (ultraortodoxas) han propuesto que para poder mantener […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies