Aniversario de los Derechos Humanos

“Nacemos libres e iguales en derecho y dignidad. A ver, ¿por qué es tan difícil llevarlo a cabo fuera del papel”.

Rap contra el racismo. El Chojin.

 

¿Por qué se celebra el Día Mundial de los Derechos Humanos?

Tras la Segunda Guerra Mundial, 51 estados del mundo firmaron en abril de 1945 la Carta de las Naciones Unidas, creando así la organización que se encargaría del mantenimiento de la paz en el mundo.

Una comisión formada por 18 representantes de diferentes países sería la encargada de comenzar a elaborar el documento que es la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La primera redacción del escrito se terminó en mayo de 1948, que después de someterse a una revisión se le realizaron diferentes modificaciones. El 10 de diciembre de 1948, en París, se aprobó: de los 58 estados que componían la ONU, 48 votaron a favor, dos estuvieron ausentes durante la votación y 8 se abstuvieron.  Dos años después, en 1950, la Asamblea General proclamó el 10 de diciembre como el Día de los Derechos Humanos.

«Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos»

La declaración está dividida en un preámbulo y 30 artículos. El primero es que todos nacemos libres e iguales en libertad y derechos sin importar raza, sexo, religión o ninguna otra condición. Del artículo 3 al 27 se puede dividir en cuatro grandes bloques:

  • Derechos de carácter personal
  • Relación entre individuo y la comunidad
  • Derechos de pensamiento
  • Derechos económicos, sociales y culturales
Violaciones de los derechos humanos

La existencia de un papel que nos recuerde que toda persona tiene derecho a la vida y a una seguridad está muy bien pero, ¿realmente se cumple?

Según el informe de 2009 de Amnistía Internacional [1] :

  • En 81 países como mínimo, hay torturas y/o abusos hacia los individuos.
  • En por lo menos 54 países hay juicios injustos
  • En más de 77 países no existe la libertad de expresión.
  • Se calcula que más de 6.500 personas murieron en 2007 en los conflictos armados de Afganistán, la mitad de ellos civiles no combatientes. También fueron asesinados cientos de civiles en ataques suicidas de grupos armados.
  • En Uganda mueren cada semana 1.500 personas en los campamentos internos de personas desplazadas. Según la OMS, 500.000 personas han muerto en estos campamentos.
En España, también

La carta de Derechos Humanos fue un hilo de esperanza a la paz y el bienestar de todos los ciudadanos del planeta cuando se creó. Pero en pleno s.XXI se nos ha olvidado que tenemos unos derechos básicos:

Libertad de expresión: La Ley Mordaza que todos conocemos, choca contra el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Según datos de la sección española de Amnistía Internacional, desde el 1 de julio de 2015, cuando entró en vigor,  hasta el 31 de diciembre del 2017, se han impuesto una media de 80 multas diarias solo en la aplicación de los dos artículos con más impacto de esta ley. Podría equivaler alrededor de 25 millones de euros.

Vivienda: “Todo humano tiene derecho a un hogar digno”, este es el artículo 17 de la carta de Derechos Humanos. Solo hace falta encender la televisión y ver cómo se le llama okupa a una mujer mayor que está siendo desahuciada por no poder pagar el alquiler. Algo que podemos ver con más frecuencia por la situación de la pandemia.

Trabajo: La declaración nos habla del derecho al trabajo y de una “remuneración equitativa y satisfactoria que asegure una existencia conforme a la dignidad humana”. Preguntémosle a becarios, trabajadores sin contrato, personal que hace horas extra sin que se le remunere, o a las personas que trabajan en situaciones precarias, si creen que en sus puestos hay “una dignidad humana”.

Asilo: El artículo 14 dice que “en caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo y a disfrutar de él, en cualquier país”. Todos conocemos la situación de las pateras.

No hay que ganarse los derechos. Ya los tenemos desde el momento en que nacemos, da igual dónde, da igual con qué sexo, con qué ideología o religión. Los tenemos. Pero no se nos están dando. Tenemos que estar luchando a diario por tener lo que nos pertenece por el simple hecho de existir. Y ni aún así nos los dan.

Notas:

[1]  Véase: Unidos por los derechos humanos. https://www.unidosporlosderechoshumanos.es/what-are-human-rights/violations-of-human-rights/


Isa M. Almoguera

Graduada en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Universidad Nebrija. Ha trabajado para los distintos medios de Intereconomía radio, La Fábrica Deportiva, Público.tv y TVE. Actualmente estudiando el Máster de Reporterismo y Periodismo de Investigación por el Instituto TRACOR.
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Next Post

La revolución aún vive

Isa M. Almoguera Graduada en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Universidad Nebrija. Ha trabajado para los distintos medios de Intereconomía radio, La Fábrica Deportiva, Público.tv y TVE. Actualmente estudiando el Máster de Reporterismo y Periodismo de Investigación por el Instituto TRACOR. View all posts Comparte este artículo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies