La abstracción del arte

«El Grito», Munch; «El Beso», Klimt; «La noche estrellada», Van Gogh; «La muchacha asomada a la ventana», Dalí; «Paseos a orillas del mar«, Sorolla; «El Nacimiento de Venus», Boticelli; «El Guernica», Picasso…podría seguir nombrando diferentes cuadros a la par que tu cerebro se convierte en un reproductor fotográfico y tu cuerpo se inunda de emociones. Siempre se ha dicho que el arte evoca; el arte es historia, es cultura. El arte comunica. 

Del latín ars, o artis, el arte es «la manifestación de la actividad humana mediante la cual se interpreta lo real o se plasma lo imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.» [1] El arte tiene la capacidad de expresar aquello que sentimos, de sacar lo más profundo. Gracias al arte podemos saber las diferentes formas de vida que han sido llevadas a cabo en la historia por diferentes etnias o grupos culturales, es decir, el arte no es solo historia sino que también nos acerca a ella. El arte es tan subjetivo que puede convertirse en objetivo, el arte es multimodal, y hace referencia a todos los sentidos del ser humano. Si ahora te hablo de «La Quinta Sinfonía», Beethoven; de «Ojalá», Silvio Rodríguez; o de «El himno de España» serán tus oídos los que se conviertan automáticamente en altavoces pero tu cuerpo seguirá inundado de emociones. Si sigues recreando podrás darte cuenta que todo tipo de arte te evoca un sentimiento, un sentido, una emoción; piensa en un helado, en unas acelgas, o en un plato de tres tenedores y será tu paladar el que te hable; un paseo por la arena, una vasija de barro, o una manta de lana y harán hablar a tu piel. El arte como condicionante de la actividad humana permite sentir y re-sentir. El arte no tiene una única noción pero tiene una amplia extensión, por ello, puede ser que divagar sobre el arte sea tan artístico como vagar el arte. 

El arte como sentido, como sentimiento y como reproductor de ambos es sinestésico. El arte como sinestesia «sensación secundaria o asociada que se produce en una parte del cuerpo a consecuencia de un estímulo aplicado en otra parte de él» [2]. En su charla «Arte, ciencia y sinestesia» [3] Elena Vecino ejemplifica cómo la sinestesia juega un papel muy importante dentro del cerebro humano, las formas de sinestesia que existen, y cómo varios artistas eran sinestésicos reflejándolo en sus obras. Quizás podamos datar el primer estudio de sinestesia con Newton y su estudio sobre las ondas de luz y sonido, también se ha estudiado la sinestesia en su relación con el sexo, Mary Calkins, y con la genética, Francis Galton [4]. Vecino ejemplifica la sinestesia de y en las obras de Kandinsky, como éste relacionaba los colores y la música y cómo se dio cuenta a través de las obras de Jean Monet y de la ópera de Wagner. Kandinsky, uno de los precursores del arte abstracto siempre en búsqueda por la espiritualidad del arte, jugaba con formas y colores puros, dialogaba con la música y abogaba por la emoción interna, algo que podía verse en la evolución de sus obras.

De esta forma puede verse cómo el arte no solo evoca sentimientos sino que es creado a través de sentimientos. Podría decir, utilizando la concepción literaria de sinestesia, que el arte es arte, pues el arte puede ser creado a través de otro arte.

Cuando estamos en contacto directo con una obra de arte, sea cual sea, nos abstraemos del entorno y dejamos fluir nuestros sentidos, quizás por ello, podría decirse que la abstracción del arte se da en el momento en que nos ponemos en contacto con él. ¿Qué es entonces el arte abstracto? Sinestesia.

 

[1]  Definición Arte. Real Academia Española, disponible en: https://dle.rae.es/arte

[2] Definición Sinestesia. Real Academia Española, disponible en: https://dle.rae.es/sinestesia%20?m=form

[3] Elena Vecino, «Arte, Ciencia y Sinestesia», disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=-Jc7DXOeKIc

[4] Elena Vecino, «Arte, Ciencia y Sinestesia», disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=-Jc7DXOeKIc

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el pensamiento de Nuevo Campo Mediático. Puedes consultar las NORMAS DE PUBLICACIÓN aquí.

Ana Sánchez-Bayo

Graduada en Ciencias Políticas y con un máster en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, ha trabajado en entornos multiculturales tanto en el ámbito público como en el privado.
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Next Post

Los 4 fantásticos

El pasado 28 de enero se celebró una afamada y resonada, a la sazón, clarificadora de una verdad cautelosamente escondida, comida en la marisquería ‘el Telégrafo’ entre el ilustre magnate de los negocios y prestigioso presidente del Real Madrid, Florentino Pérez; el periodista y presentador televisivo archiconocido García Ferreras; uno […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies