La revolución aún vive

Taleb Alisalem
Cartel de un colegio saharaui. Fuente: Twitter @TalebSahara

¿Cómo se sienten los jóvenes saharauis tras iniciarse la lucha armada en el Sáhara Occidental? Desde que nacemos, vivimos marcados por este conflicto ya que nacemos en campamentos para refugiados como segunda o tercera generación de personas refugiadas. Desde pequeño te empiezas a preguntar, ¿por qué yo?, ¿por qué aquí? Las respuestas son tan claras como duras.

El Sáhara Occidental, nuestra tierra, considerada colonia española durante aproximadamente dos siglos, incluso fue provincia en los últimos años de la presencia colonial española, la tierra de nuestros padres y abuelos fue entregada de la peor forma a Marruecos y Mauritania tras firmarse unos acuerdos en Madrid, con los que España cedía el Sáhara a estos dos países, violando todas las resoluciones de la ONU que pedían una descolonización del territorio. Pero, sobre todo, España violó el derecho del pueblo saharaui sobre su propia tierra.

Empiezas a comprender desde muy joven que estos campamentos no son tu tierra, ni que la tienda de campaña donde vives es tu casa, ni el agua del pozo es tu agua, en verdad, eres refugiado porque tus padres tuvieron que salir de su casa, de su tierra, y refugiarse en aquel inhóspito desierto debido a que Marruecos invadió nuestra tierra con todo su peso militar, queriendo hacerse con el terreno y deshacerse del pueblo que lo habita, llamándose genocidio lo que hizo en el Sáhara Occidental.

Empiezas a entender que lo que te impide volver a tu tierra es un muro de 2.700 km con más de 9 millones de minas antipersonas construido por Marruecos para que el pueblo saharaui refugiado jamás pueda volver a su tierra.

Decenas de miles de saharauis no pudieron salir, o simplemente decidieron quedarse en los territorios del Sáhara Occidental que hoy ocupa Marruecos. Ellos no lo tuvieron nada fácil, no corrieron mejor suerte que los que huyeron y hoy son refugiados. Todos los saharauis que allí quedaron, tuvieron que soportar los pisoteos y el maltrato de las fuerzas de ocupación marroquíes. Según las organizaciones en defensa de los derechos humanos, se cuentan por centenares los saharauis asesinados, torturados y presos por el régimen ocupante marroquí.

Finalmente aceptas y comprendes lo injusto de tu situación, la situación de tu pueblo, y las preguntas cambian: ¿Dónde está la comunidad internacional? ¿Dónde están las Naciones Unidas? ¿Dónde están los países democráticos que apoyan a los pueblos? Y de nuevo, las respuestas son tan claras como duras, todos ellos están en el otro bando.

La resistencia de nuestro pueblo no recibió mas que un silencio permisivo por parte de las Naciones Unidas, una complicidad por parte de la comunidad internacional con la ocupación marroquí que hace y deshace como le viene en gana en su invasión ilegal al Sáhara Occidental. Te das cuenta de que los países ‘democráticos’ son quienes apoyan con armas y dinero al Reino de Marruecos.

¿Cómo se sienten los jóvenes saharauis tras iniciarse la lucha armada en el Sáhara Occidental? Viendo que han pasado 45 años desde el inicio de este conflicto, viendo la situación en la que vivimos los saharauis, y viendo que nadie, absolutamente nadie, está haciendo nada para que la situación cambie, y teniendo en cuenta que el pasado 13 de noviembre las fuerzas de ocupación marroquíes abrieron fuego contra un grupo de civiles saharauis y avanzaron en su invasión a los territorios saharauis, el Frente Polisario (movimiento de liberación saharaui) anunció la vuelta a la lucha armada para responder a los continuos ataques del ejército marroquí y recuperar todos nuestros territorios ocupados. Este anuncio es también un ¡basta ya! Que muchos jóvenes llevamos tiempo esperando.

La paciencia tiene un límite y nuestro pueblo fue pacífico durante 30 años mientras esperaba una solución que nunca llegó. Nuestro pacifismo fue ignorado, nuestras suplicas fueron despreciadas y nuestro pueblo fue humillado. A pesar de ello, nunca dejamos de luchar de un modo u otro. Siempre mantuvimos la llama de la lucha encendida y
donde había cenizas de paz, hoy hay hogueras de dignidad: nuestro pueblo empuña las armas.

¿Cómo se sienten los jóvenes saharauis tras iniciarse la lucha armada en el Sáhara Occidental? Repito la pregunta una vez más, para que se entienda al fin la respuesta. Los jóvenes saharauis nos sentimos ante todo dispuestos a afrontar esta nueva etapa de lucha con todas las consecuencias, sentimos la emoción y la euforia de la revolución, somos conscientes de que es un momento crucial en nuestra historia, un momento decisivo en nuestra revolución y hoy más que nunca, estamos todos a una.

Nuestras ganas de luchar, nuestra disposición total para empuñar un arma y enfrentarnos al ejército genocida marroquí, tan solo es el fruto del olvido y el maltrato al que hemos sido sometidos nosotros y nuestros padres por parte del Reino de Marruecos y la comunidad internacional durante más de cuatro décadas. Que nadie ponga en duda el pacifismo de mi pueblo, que nadie ponga en duda su paciencia, que nadie ponga en duda nuestro legítimo derecho a vivir en nuestra tierra libre e independiente; pero sobre todo, que no se ponga en duda que la lucha armada, en este caso, es la única opción que nos dejaron.

 

Nota: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el pensamiento de Nuevo Campo Mediático. 
Puedes consultar las NORMAS DE PUBLICACIÓN aquí.

Taleb Alisalem

Diplomado en Cooperación Internacional y Desarrollo por The Open University (Reino Unido). Activista saharaui.
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Next Post

Movimiento antivacuna frente a la COVID-19

A finales de este verano diferentes farmacéuticas en plena carrera por alcanzar la meta de la vacuna de la COVID-19 anunciaron que comenzaban la tercera y última fase antes de poder solicitar la autorización para su producción y distribución. Apenas tres meses después, el Departamento de Salud del Reino Unido […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies