La temporalidad del presente

“Cada momento singular de la vida,
es la totalidad de la vida”
Simmel

 

El tiempo y su temporalidad son conceptos infinitos que nos sumergen en un mar de incertidumbre. Se supone que la temporalidad tiene una duración determinada. La temporalidad es del tiempo, lo que el tiempo da a su temporalidad.

Pese a su incertidumbre el tiempo siempre ha estado de moda. El tiempo como temporalidad, como meteorología, como distancia; el tiempo siempre ha sido nombrado y nunca ha dejado de ser. Por tanto, el tiempo como presente también tiene el lujo de ser pasado y de ser futuro. El tiempo es eterno.

Citando a Simmel “lo intemporal es independiente del ahora, del antes y del después y por tanto es asequible y presente a cada momento; mientras que lo eterno es un concepto del tiempo, del tiempo infinito e ininterrumpido” [1]. El tiempo tiene la capacidad de no ser nunca y de ser siempre. Pero, y siguiendo el extracto de Simmel ¿Cuánto tarda lo intemporal en convertirse en algo temporal?, ¿y esto en eterno?

La -eterna- lucha del entendimiento del tiempo. Quizás pueda deducirse que lo intemporal es el momento que volviéndose cotidiano se convierta en temporal aunque este difícilmente pueda convertirse en eterno. Citando a Jorge Lozano “el tiempo gustaba de decir no está en la realidad y la realidad no es tiempo” [2].

La moda conversacional del tiempo se centra en disfrutarlo, en organizarlo, en contarlo: ¿Cuándo pasará esta situación?, ¿Cuánto tiempo tengo para?, ¿Qué tiempo hace hoy? Cuestiones relativas al tiempo que hacen que su moda sea, quizás, atemporal.

Entonces ¿Qué es tiempo y qué es realidad? Respuesta extensa y densa que a cada cual le conviene definir pero, como mencioné en Mi laberinto temporal, el tiempo es propio del ser humano, y por ende cultural.

Como advertía Adorno “la determinación materialista de los caracteres culturales es posible sólo con la mediación del proceso global” [3].

 

Notas

[1] [2] [3] Lozano, J. “Simmel: la moda, el atractivo formal del límite” Disponible en: https://webs.ucm.es/info/especulo/numero16/simmel.html

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el pensamiento de Nuevo Campo Mediático. Puedes consultar las NORMAS DE PUBLICACIÓN aquí.

Ana Sánchez-Bayo

Graduada en Ciencias Políticas y con un máster en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, ha trabajado en entornos multiculturales tanto en el ámbito público como en el privado.
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Next Post

La sombra de Nietzsche

Ya han pasado los suficientes meses desde que dimos el pistoletazo de salida a este proyecto para ser capaces de mirarnos a nosotros mismos mediante las mismas lentes con las que miramos el frío desangelado de todo aquello que nos rodea, nos otorga una identidad, nos limita, y nos confronta. […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies