Las elecciones en Moldavia confirman la división del país

Arco del triunfo de Chisinau.

 

La segunda vuelta de las elecciones moldavas ha tenido lugar este domingo 15 de noviembre, a las cuales estaban llamadas a votar 3.287.140 personas en los 2.143 centros de votación repartidos en Moldavia, Transnistria y el exterior, que estuvieron abiertos hasta las 21h y contaron con la participación de 2.300 observadores internacionales.

En el país conocido por ser el más pobre de Europa (el salario medio está alrededor de los 330€ al mes) se enfrentaban por un lado el actual presidente, Igor Dodon, formalmente independiente, pero en la práctica el candidato del Partido Socialista de la República de Moldavia (PSRM) y Maia Sandu, del Partido Acción y Solidaridad (PAS).

El 16 de Noviembre ya era oficial la victoria de Sandu, con el 57,75% de los votos, mientras que Dodon obtuvo el 42,25%, todo ello con una participación del 52,59%, por encima del 42,76% que se alcanzó en la primera ronda (en la primera vuelta se requiere al menos una participación del 33,33% para que las elecciones sean válidas).

La victoria de Sandu, la candidata preferida por la Unión Europea [1], se produjo gracias al apoyo masivo de la diáspora moldava en Europa, principalmente jóvenes. 240.895 moldavos en el extranjero votaron en las elecciones de su país, de los cuales el 92,85% votaron por la candidata del PAS, de hecho en los centros de votación de Frankfurt y París se llegaron a quedar sin papeletas electorales. Más de 820.000 moldavos en el exterior tenían derecho a voto en estas elecciones, lo que supone un incremento de más de 170.000 electores en el exterior respeto a las elecciones de 2016 [2].

Por su parte, Dodon ganó ampliamente en Transnistria, donde votaron 31.532 personas, con el 85,8% de los votos y en la región sur de Moldavia, habitada por la minoría gagauza (unas 150.000 personas de origen túrquico y de religión cristiana ortodoxa), con el 94,59%:

 

El lunes por la mañana (cuando se redacta éste artículo) Igor Dodon ya ha felicitado a Maia Sandu por la victoria, ha hecho un llamamiento a sus partidarios a no salir a protestar a las calles y ha recordado que han pasado por momentos más difíciles y que Moldavia no es un régimen presidencialista en el que el Partido Socialista sigue teniendo mayoría en el Parlamento. También hizo un llamamiento a luchar unidos contra la pandemia de la COVID-19 y por el desarrollo económico.

Por su parte, Maia Sandu ya ha recibido felicitaciones de diferentes líderes europeos. El primero en felicitarla ha sido el presidente de Rumania, Klaus Iohannis, seguido del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski y el presidente del Partido Popular Europeo, Donald Tusk, partido al que pertenece el PAS y que apoyó explícitamente a la actual presidenta electa.

Tercer candidato

El candidato que quedó en tercer lugar (16,9%) en la primera vuelta de las elecciones es Renato Usatii, líder del Partidul Nostru (Partido Nuestro) y alcalde de la ciudad de Belti. Usatii se sitúa teóricamente en la izquierda pro rusa, al igual que Dodon, pero en los últimos meses se ha ido se separando del candidato socialista, al que ha acusado de “corrupto” en repetidas ocasiones, así como de Rusia, a la que ha llegado a acusar de estar preparando un “maidán moldavo”.

Tras la primera vuelta de las elecciones, Sandu se reunió con Usatii, para buscar su apoyo explícito, algo que finalmente no logró, debido a que el líder del Partidul Nostru, ponía como condición a la candidata del PAS que, si esta ganaba en segunda vuelta, convocase elecciones legislativas inmediatamente para renovar el Parlamento. Esto se debe a que el partido de Usatii actualmente se encuentra fuera del Parlamento, al no haber alcanzado el 3% de los votos en las últimas elecciones  legislativas de febrero de 2019.

Incidencias

Ha sido una campaña electoral atípica debido a la pandemia de la COVID-19, a la situación de inestabilidad en países del entorno de Moldavia (el conflicto de Nagorno-Karabaj entre Armenia y Azerbaiyán, protestas tras elecciones presidenciales en Bielorrusia y Kirguistán y protestas tras elecciones legislativas en Georgia) y por el hecho de que ambos candidatos se acusaron de esparcir noticias falsas y de preparar una revolución en el caso de no ganar las elecciones.

Debido supuestamente a las noticias falsas vertidas por Odon, la candidata del PAS ha rechazado participar en ningún debate televisivo de cara a la segunda vuelta electoral [3]

La jornada electoral de éste 15 de noviembre no ha estado libre de irregularidades. Por la mañana, se produjo un hackeo informático a la página web de la Comisión Electoral Central (CEC).

Seguidores de la candidata pro europea, trataron de impedir que la población de Transnistria pudiera participar en las elecciones, cortando el paso con barricadas en la frontera a través del pueblo transnisistrio de Varnita. Los seguidores de Sandu no quieren que Transnistria sea independiente, pero tampoco quieren que los transnistrios participen en las elecciones moldavas [4]

En lo referente al voto en el exterior, sectores afines al gobierno moldavo denuncian el transporte masivo de moldavos desde diferentes ciudades hasta los centros de votación, para que voten por Sandu. Igor Dodon llegó a denunciar en campaña electoral que los moldavos de la diáspora “no viven ni trabajan en Modavia, pero suponen una sociedad paralela”, lo cual, vistos los resultados de la segunda vuelta, ha sido duramente castigado por los moldavos residentes en el exterior.

El pasado mes de octubre,  el director del Servicio de Inteligencia Exterior Ruso (SVR), Serguei Naryshkin, aseguró que se estaba orquestando una “revolución de color” en el país en el caso de que Dodon ganase las elecciones.

Ambos se han acusado mutuamente de contar con asesores rumanos (Maia Sandu) y rusos (Igor Dodon) y de propagar noticias falsas y desinformación, así como de preparar protestas y disturbios en caso de no ganar las elecciones.

En lo referente a las relaciones entre el gobierno moldavo y el gobierno transnistrio, también estaban enrarecidas desde que el pasado mes de octubre, la policía moldava acusó a la policía transnistria de haber secuestrado a un policía moldavo.

Los candidatos en segunda vuelta

Ambos candidatos son la antítesis del otro, tanto en su trayectoria política como personal y ejemplifican la división de la República de Moldavia.

Igor Dodon, de 45 años es licenciado en Económicas por la Universidad Estatal Agrícola de Moldavia, proviene del Partido de los Comunistas de Moldavia, el partido del ex presidente Vladimir Voronin (2001-2009), donde militó hasta 2011. Durante este periodo ocupo diversos cargos como Ministro de Comercio y Economía y  Viceprimer ministro, en 2011 se presentó en las elecciones locales para ser alcalde de Chisinau (la capital), pero no fue elegido.

En 2016 se convirtió en presidente del gobierno de Moldavia al ganar las elecciones a Maia Sandu con el 55,9% de los votos. Desde febrero de 2019, Dodon también contaría con mayoría en el parlamento, donde los socialistas tienen 35 diputados frente a los 26 del PAS de Maia Sandu

El mandato del gobierno de Dodon se ha caracterizado por la estabilidad interna (algo que el pueblo moldavo buscaba después de tener cuatro gobiernos entre 2009 y 2016), ligero crecimiento económico, buenas relaciones con Rusia, el apoyo a la lengua rusa y un intento de acabar con el problema de Transnistria creando un Estado confederal, con Transnistria y Gagauzia como regiones autónomas, algo que también ha rechazado el gobierno transnistrio.

En esta campaña electoral, prometió trabajar para bajar el precio del gas (muchos hogares en Moldavia siguen calentándose con leña debido al elevado precio de la calefacción), poner fin a la injerencia europea en Moldavia
a través de diferentes ONGs y el movimiento LGTBI, defender la unidad de Moldavia y aumentar las inversiones rusas en país, sin buscar malas relaciones con Rumanía y la UE. Sus principales apoyos internacionales han sido Rusia y Bielorrusia.

La oposición le ha acusado de aceptar sobornos de empresario rusos y trabajar para el servicio secreto ruso, nada de esto se ha podido probar, aunque la corrupción es algo intrínseco al sistema político moldavo. También ha sido acusado en las últimas semanas de haber usado recursos de la Administración Pública para beneficiar su campaña electoral.

La gestión de la pandemia del COVID-19 y sus efectos en la economía le han hecho perder apoyos en el interior del país, especialmente en las ciudades, de hecho el pasado mes de agosto un 72% de los moldavos consideraba que el país se dirigía hacia una dirección equivocada, siendo las principales preocupaciones de carácter económico (debido a la crisis del COVID-19), esto sumado a la frontal oposición de los moldavos en el exterior y alejamiento con Renato Usatii, ha propiciado su derrota electoral éste 15 de noviembre.

 

Igor Dodon, expresidente de Moldavia.

 

Maia Sandu, tiene 48 años, estudió Relaciones Internacionales en la Academia de la Administración Pública de Moldavia y se graduó en la Escuela de Gobierno de la Universidad de Harvard (EE.UU). Entre 2010 y 2012 trabajó como asesora del Director del Banco Mundial en Washington D.C. Fue Ministra de Educación en Moldavia entre 2012 y 2015 y  Primera Ministra de Moldavia entre junio y noviembre de 2019, cuando tuvo que abandonar el puesto tras una moción de censura del PSRM, por diferencias para designar al fiscal general del país. En 2016 perdió las elecciones presidenciales frente a Dodon (obtuvo el 44,1% de los votos en segunda vuelta).

Sandu cuenta con el apoyo de la diáspora moldava, de los jóvenes que viven en Chisinau y las regiones aledañas que quieren acercarse a la Unión Europea, de los grandes empresarios y de la UE. A diferencia de Dodon, Sandu habla en público casi únicamente en rumano, mientras que Dodon trata de hablar igualmente en rumano que en ruso.

La líder del PAS ha prometido gobernar para todos los moldavos, un acercamiento a la UE y un aumento de las inversiones de ésta en Moldavia, una menor dependencia de Rusia, un acercamiento a Rumanía, luchar contra la corrupción, la defensa de los derechos LGTBI y el desarrollo económico.

Los sectores afines a Dodon y al PSRM, le acusan perseguir la lengua rusa, señalando que durante su mandato como Ministra de Educación forzó el cierre de las escuelas públicas rurales de habla rusa, así mismo la acusan de trabajar para el magnate George Soros, al que conoció cuando trabajaba en el Banco Mundial, de querer unir a Moldavia con Rumanía y de que buscar un aumento de las tensiones con Rusia, Transinistria y los gagauzos. De hecho, los gagauzos ya dejaron claro que se independizarán de Moldavia si esta se unifica con Rumanía [5]

Reunificación con Transnistria

Hay que señalar, que en Moldavia en torno al 80% de la población es de origen moldavo o rumano, mientras que el 10% serían de origen ruso o ucraniano, esto contrasta con la distribución étnica en Transnistria, donde los rusos y ucranianos suponen casi el 60% de la población de éste territorio situado al este del río Dniéster y  e independiente de facto desde la guerra con Moldavia en 1992, que supone más del 10% del territorio de la actual República de Moldavia.

Esta diferencia se agranda cada año que pasa y supone, que a un lado y otro de la frontera se hablan diferentes idiomas y se utilizan diferentes alfabetos (ruso y cirílico en Transnistria, rumano y latino en Moldavia).

Por otra parte, Transnistria tiene la mayoría de las industrias y la central eléctrica que abastece a la mayoría de Moldavia, su población goza de mayores niveles de seguridad, mejores servicios públicos y desarrollo económico que Moldavia, que es más agrícola y depende de las remesas de la diáspora, (que suponen más del 20% del PIB), el miedo a no poder utilizar libremente el idioma ruso, así como el hecho de que los grandes empresarios de Transnistria (como el propietario de la empresa Sheriff) no quieren perder su preposición preponderante tras una unión con Moldavia, hacen que no haya ningún interés en la mayoría de la población Transinistria por volver a ser el mismo país que Moldavia, a pesar de que Transnistria no tiene ningún reconocimiento internacional y necesitan tener pasaportes rusos, rumanos o ucranianos para poder salir del país.

Esto es lo que explica que ni siquiera las propuestas que llegaron desde el presidente Moldavo Igor Dodon, de crear un estado confederado con gran autonomía para Transnistria, tuvieran éxito.

La opción militar también está totalmente descartada por el hecho de que Transnistria sigue albergando algo menos de 2.000 soldados rusos, 5.000 soldados regulares transnistrios y unos 3.000 reservistas, lo que hace que las fuerzas militares moldavas y transnistrias estén prácticamente igualadas numéricamente.

Relaciones Internacionales

El país más cercano, cultural e históricamente a Moldavia es Rumanía. Aunque las relaciones entre Moldavia y Rumania han mejorado los últimos años y buena parte de los moldavos tienen pasaporte rumano, según una encuesta de IMAS sólo el 37% de los moldavos verían con buenos ojos una reunificación con Rumanía, frente al 64% que apoyaría entrar en la UE y sólo el 23% que apoyaría entrar en la OTAN. Hay que señalar que Moldavia es definido en su Constitución como un país neutral, por lo tanto, antes de entrar en la OTAN, necesitaría una reforma constitucional. También hay que añadir que el rumano y el moldavo son el mismo idioma (es como diferenciar español y argentino), pero en la época soviética el moldavo se escribía con el alfabeto cirílico, en vez de con el latino [6]

De cualquier modo, mientras Moldavia no controle Transnistria o se unifique con Rumanía, las puertas de la Unión Europea permanecerán cerradas, pues Bruselas no admitirá a un socio que no tiene control sobre sus fronteras. Tampoco parece que Bruselas vaya a estar interesado en recibir una entrada masiva de población moldava que se produciría como consecuencia de la entrada a la UE, aunque Bruselas sí que tiene interés en que Moldavia se aleje de Rusia y permitiese el despliegue de tropas de la OTAN en su territorio, aunque esto último a día de hoy día no parece factible.

Por otra parte, pese a los intentos de la derecha moldava de lo contrario, Rusia sigue teniendo una gran influencia en la economía moldava y ya provocó una grave crisis en Moldavia al vetar la entrada de vinos y licores moldavos en Rusia en respuesta a las políticas de acercamiento a la UE que seguía el gobierno moldavo de entonces, lo que a la postre provocó que Igor Odon llegase al gobierno moldavo en noviembre de 2016, con la promesa de mejorar las relaciones con Moscú.

Además, más de la mitad del gas que se utiliza en Moldavia (53%) y una cuarta parte (23%) del petróleo [7], proviene de Rusia. Rumanía está construyendo el gasoducto Ungheni-Chisináu, como alternativa al suministro ruso, pero la capacidad de éste es bastante menor, el proyecto no estría terminado hasta 2023 y hay problemas legales con la explotación de estos recursos del Mar Negro. Por lo tanto, no será fácil convertir a Moldavia en un estado dependiente de Rumania y la UE en lugar de Rusia. Por último no hay que olvidar que más de 470 mil moldavos trabajan en Rusia [8]

También es de esperar un acercamiento del nuevo gobierno moldavo al gobierno ucraniano y un alejamiento respecto al gobierno bielorruso de Aleksander Lukashenko que a fecha de hoy (16 de noviembre) aún no ha felicitado a la presidenta electa de Moldavia.

Perspectiva

En cualquier caso, los próximos meses serán clave para ver si Moldavia se mantiene dentro de la esfera rusa y cuida sus relaciones con Transnistria y los gagauzos o rompe abruptamente con todo esto a cambio de una ayuda económica europea que deberá ser astronómica para salvar a la economía moldava del desastre de enfrentarse a Rusia y Transnistria. En teoría, Sandu no podrá de momento hacer cambios bruscos al estar en minoría en el Parlamento, pero eso lo veremos en el próximo artículo.

Notas

[1] ‘Discours « apocalyptique » en Moldavie en marge du second tour’, (2020). Artículo de: eurocreative.fr Disponible en: http://eurocreative.fr/discours-apocalyptique-en-moldavie-en-marge-du-second-tour/

[2] ‘Who are the moldovan and why do they not vote’, (2020). Dulgher,M. Artículo para Moldova.org Disponible en: https://www.moldova.org/en/who-are-the-moldovan-voters-and-why-do-they-not-vote/

[3] ‘Dodon vs Sansu, how different two candidates can be’, (2020). Dulgher,M. Artículo para Moldova.org Disponible en: https://www.moldova.org/en/dodon-vs-sandu-how-different-two-candidates-can-be/

[4] ‘Moldavia-Transnistria: ¿Vientos de cambio o reanudación del conflicto?’, Tsonev,B. Artículo para 14 Milímetros. Disponible en : https://14milimetros.com/moldavia-transnistria-vientos-de-cambio-o-reanudacion-del-conflicto/

[5] ‘Gagauzia Voters Reject Closer EU Ties For Moldova’, (2014). Artículo de RadioFreeEurope/RadioLiberty. Disponible en: https://www.rferl.org/a/moldova-gagauz-referendum-counting/25251251.html

[6] ‘Encuesta IMAS // El número de ciudadanos moldavos que quieren la Unión con Rumanía, crece’, (2020). Artículo de Deschide.MD. Disponible en: https://deschide.md/ro/stiri/politic/68730/Sondaj-IMAS–Num%C4%83rul-cet%C4%83%C8%9Benilor-RMoldova-care-vor-Unirea-cu-Rom%C3%A2nia-%C3%AEn-cre%C8%99tere.htm

[7] ’21st Annual Caribbean Energy Conference’, (2020). Disponible en: https://www.spglobal.com/platts/en/events/americas/caribbean-energy

[8] ‘Organización pública regional «Centro de asistencia para la unificación y el apoyo de la juventud moldava»‘, (2020) Disponible en: http://youthmoldova.ru/about-us/

 

 


Carlos Espinosa

Graduado en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos. Especializado en Comunicación Política y Periodismo Internacional por la Universidad Complutense de Madrid.
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Next Post

Análisis de los Presupuestos Generales del Estado para 2021

  Ha comenzado la cuenta atrás para los Presupuestos Generales del Estado para 2021 tras encadenar dos ejercicios consecutivos con los mismos presupuestos de 2018, que fueron elaborados por el entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. En 2019, el PSOE presentó un proyecto presupuestario pactado con Unidas Podemos que fue […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies