Santificado sea su abuso

 

«Es importante entender que esto no… es sólo abuso físico, sino es abuso espiritual también. Cuando un sacerdote te hace esto, te despoja de tu fe.»

NEAL HUFF – Phil Saviano

 

Los oscuros sucesos por lo que pasan algunos feligreses, a manos de los trabajadores de Dios en la Iglesia Católica, no son un secreto. Bajo una fe y un mandato divino donde se exige el voto de castidad, no todos los mensajeros de Dios consiguen renunciar al sexo, y acceden a él siendo los autores de abusos a religiosas y menores de edad. Todo esto se ha negado a lo largo de la historia.  Era un secreto a voces. Tantas voces, tantos gritos, tanto dolor, que no ha quedado más remedio que confirmarlo.

«No puedo dejar de reconocer el grave escándalo causado en Irlanda por los abusos a menores por parte de miembros de la Iglesia encargados de protegerlos y educarlos”.  Esta fue la dura declaración del Papa en agosto del año 2018.[1]

Pero ¿por qué una Institución tan grande como es la Iglesia Católica sigue protegiendo a los autores de estos crímenes?

El presidente del Centro para la Protección del Menor de la Universidad Pontificia Gregoriana y miembro de la Comisión para la Protección de Menores del Vaticano, Hans Zollner, fue quien se encargó de organizar la Cumbre Antipederastia de 2019. Puede que él, nos diera la respuesta en un artículo que publicó en la revista Vida Religiosa: “El undécimo mandamiento de muchos en la Iglesia parece consistir en evitar el escándalo público. El estatus, la fachada, la reputación de la Iglesia y sus instituciones se vuelven entonces más importantes que su mensaje central y la razón de su existencia».[2]

Pese a ser un país aconfesional, España cuenta con casi 2.000 centros educativos católicos[3], lugares donde se producen la mayoría de los abusos a menores. Muchos de ellos no denuncian: vienen de una familia católica, con unos valores muy aferrados a la fe. Muchas de las víctimas, incluso, se sentían halagados por ser el “favorito” del profesor que más tarde le propondrá un “juego” que tendría que convertirse en un secreto entre ambos.

 

¿Por qué hay muy pocas denuncias?

Miguel Hurtado, víctima durante años de abusos sexuales por un monje de la abadía de Montserrat, afirma que hay un fallo en la Ley de Protección de la Infancia por el plazo de prescripción. Explica que según esta Ley, la mayoría de los casos de abusos habrán prescrito cuando la víctima tenga entre 35 y 40 años, mientras que los estudios establecen como edad media de denuncia entre estas víctimas son los 44 años. Es por ello, que cuando muchas víctimas se deciden a hablar y a tomar medidas legales, el delito ya ha prescrito, por lo que no puede haber ninguna repercusión legal sobre el abusador.

 

¿Qué pasa con esos curas que han abusado de los menores?

Netflix ha sacado una serie documental en la que se trata el tema de los abusos sexuales a menores por parte de la Iglesia Católica. Examen de Conciencia nos explica qué suele pasar con los autores de estos crímenes. En muchas ocasiones cuando a la Institución no le queda más opción que reconocer los abusos, trasladan al sujeto a otro centro educativo en otra comunidad. El hombre que ha aprovechado  su figura de profesor y de cura para abusar del menor, con antecedentes sexuales, irá a dar clase a otro centro a encargarse de la educación de otros niños hasta que llegue su edad de jubilación.

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el pensamiento de Nuevo Campo Mediático. Puedes consultar las NORMAS DE PUBLICACIÓN aquí.


Véase:
[1] Vozpopuli. El Papa admite «el grave escándalo causado por abusos a menores de miembros de la Iglesia». 25 agosto, 2018

[2] Europapress. Un experto del Vaticano en prevención de abusos avisa de aquellos cuyo «undécimo mandamiento» es «evitar el escándalo». Diario Público. 29 de enero del año 2021

[3] Diario Público. Las órdenes religiosas admiten 126 casos de pederastia en España. 29 de enero del año 2021

 

 


Isa M. Almoguera

Graduada en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Universidad Nebrija. Ha trabajado para los distintos medios de Intereconomía radio, La Fábrica Deportiva, Público.tv y TVE. Actualmente estudiando el Máster de Reporterismo y Periodismo de Investigación por el Instituto TRACOR.
Comparte este artículo

One thought on “Santificado sea su abuso

  1. Increíble que después de tantos años, siglos, cometiendo esas tropelías sigan siendo impunes. Muy buen artículo, claro y conciso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Next Post

La ingenuidad del lenguaje

“Las palabras tienen, pues, un rostro porque configuran, en sí mismas, una personalidad”Emilio Lledó     ¡Cualquier tiempo pasado fue mejor! Son reiteradas las veces que hemos escuchado esta afirmación, y más aun las que la hemos creído cierta. No es mentira que en estos tiempos que vivimos se nos […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies