Susurros lejanos

Siempre me he preguntado si llegaría a ver una Irlanda unida. Que el Norte, el Sur o el Este, solo sean puntos cardinales y no la separación de una nación. La mayoría de los jóvenes detenidos en los recientes disturbios en Irlanda del Norte no habían nacido cuando se firmó el Acuerdo de Paz del Viernes Santo. Yo tampoco viví Los Troubles – como se conoce al conflicto entre católicos republicanos y protestantes unionistas- pero siempre me han hablado de ello como algo lejano y oscuro, algo muy doloroso que muy poca gente quiere que vuelva a resurgir. El Acuerdo del Viernes Santo fue un tratado de paz que dio por finalizados 30 años de guerra entre dos comunidades que conviven en el Norte de la isla, donde murieron más de 3.000 personas, la mitad civiles.

El terror desapareció en gran medida hace 23 años, pero lo que no se ha ido es el odio y el rencor entre algunas fracciones de las comunidades. Muchos barrios siguen divididos por creencia religiosa o ideología política, y dentro de esos territorios siguen existiendo líderes que tienen mucha influencia en los jóvenes de su colectivo. Durante el conflicto eran paramilitares (UDA) que adoctrinaban a los adolescentes para la guerra, ahora esos grupos han pasado a ser mafias que se dedican a la venta de droga, la extorsión y los robos. Uno de los motivos por los que los jóvenes unionistas salieron esta semana a tirar cocteles molotov a la policía en los barrios obreros protestantes fue por el reciente arresto de integrantes de esas bandas mafiosas. Algunos grupos paramilitares retiraron su apoyo al Acuerdo del Viernes Santo, aunque recalcaron que no es una vuelta la violencia, como señal de protesta por el supuesto abandono de Gran Bretaña al Ulster.


Una mujer pasa junto a un graffiti contra la frontera del Mar de Irlanda en Carrickfergus, Irlanda del Norte. El letrero dice: «lealistas de Carrick dicen ‘no’ a la frontera marítima». © Peter Morrison / AP

Otra de las causas por las que se han vivido graves disturbios en varias ciudades de Irlanda del Norte estos últimos días es la oposición de los unionistas al Protocolo del Brexit sobre Irlanda e Irlanda del norte que firmaron la UE y Gran Bretaña. Se firma ese documento para posibilitar el correcto funcionamiento de la economía de la isla en su totalidad y protegiendo el Acuerdo de Viernes Santo (Belfast) en todas sus dimensiones, evitando así una frontera dura terrestre. El caso es que con este Protocolo existe una frontera marítima con controles de mercancía que llega desde Inglaterra a la isla de Irlanda para controlar el pago de aranceles extracomunitarios de UE. Irlanda del Norte queda dentro del mercado único, y los unionistas se sienten alejados del país al que quieren pertenecer.

El tercer punto clave fue el funeral de un ex alto mando del IRA, Bobby Storey, al que acudieron al menos un millar de personas. Este acto enfureció a personas de todo el ámbito político porque no cumplía las medidas de seguridad del protocolo Covid-19. La disputa comenzó cuando el Ministerio Público decidió no tomar represalias contra los miembros del Sinn Féin que acudieron al funeral. Arlene Foster, primera ministra del DUP (Partido Unionista Democrático) pidió la dimisión del jefe del PSNI (Servicio de Policía de Irlanda del Norte.

Violencia callejera en Belfast. Fuente: Twitter @Germargheritti

Estas tres causas son las que hicieron estallar el problema desde el pasado viernes por la noche en áreas lealistas de Belfast y de Derry, donde hasta ahora más de 50 policías han resultado heridos por lanzamientos de ladrillos y bombas de petróleo. Son zonas con un alto índice de pobreza y abandono escolar. La mayoría de los detenidos eran menores de edad, se arrestó incluso a un niño de 12 años. Los jefes de esas bandas mafiosas que controlan las comunidades lealistas siguen adoctrinando a niños que viven en circunstancias complicadas y son muy influenciables, para su propio beneficio.

Por último es importante recordar que en Irlanda del Norte el 56% de la población votó en contra de abandonar la Unión Europea. Los grupos que están apoyando los disturbios son la minoría que apoyó la salida de Gran Bretaña de la UE. Están protestando por las consecuencias de una decisión que ellos apoyaron. El Brexit está pintando en el horizonte algo que parecía imposible hace unos años, está acercando la posibilidad de la reunificación de Irlanda, aunque sea a largo plazo. Lo que no logró el IRA en 30 años con bombas, lo están logrando ellos mismos con su odio.

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el pensamiento de Nuevo Campo Mediático. Puedes consultar las NORMAS DE PUBLICACIÓN aquí.

Óscar Liam Torres

Graduado en Periodismo por la Universidad Complutense. Pasó un tiempo como redactor por emisora ‘M21’. Trata de escribir poesía y tiene publicados varios relatos cortos en antologías de concursos literarios.
Comparte este artículo

One thought on “Susurros lejanos

  1. Gracias, por poner un poco más de luz en este conflicto . Dese aqui, no tenemos la visión necesaria para opinar. 😘

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Next Post

Entrevista a Gurutze: "Después de la Marcha Verde, vino la 'Marcha Negra'"

Gurutze, o Fatimetu como la llaman los saharauis, es vasca de nacimiento y de alma saharaui. Conoció el Sáhara mientras todavía era provincia española y vivió en primera persona el abandono de España a los saharauis y su exilio; y sufrió la guerra con Marruecos junto a ellos, con quienes […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies