Trump y el Sáhara Occidental. Acuerdos de «paz» que inician guerras

Taleb Alisalem

El pasado 10 de diciembre el ya expresidente de los EEUU Donald Trump sorprendía al mundo con una decisión, como de costumbre, a través de Twitter, como si no tuviese suficiente con todo lo que acontece tras las últimas elecciones presidenciales en los Estados Unidos y todos los conflictos que ha ido generando tanto nacional como internacionalmente para su país.

Trump ha decidido entrar también en la línea del conflicto saharaui, pero no de cualquier forma, sino a través del “reconocimiento de la soberanía marroquí sobre los territorios del Sáhara Occidental”.

El Sáhara Occidental es considerado la última colonia en África, disputado entre el Frente Polisario representante del pueblo saharaui, quien habita este territorio, y Marruecos quien ocupa el Sáhara Occidental de forma ilegal desde el año 1975 después de que España abandonara el territorio.

Según las Naciones Unidas y la legalidad internacional, el estatus jurídico del Sáhara Occidental es de “territorio no autónomo pendiente de descolonizar” y por consiguiente Marruecos es considerado fuerza ocupante carente de legitimidad sobre el territorio saharaui siendo los saharauis los únicos dueños de este territorio, siempre según las Naciones Unidas y la legalidad internacional [1].

Por todo ello, Trump puede que tenga la potestad y el poder para reconocer la soberanía marroquí sobre Texas, pero nunca sobre el Sáhara Occidental ya que el pueblo saharaui es el único soberano sobre su tierra y es el mismo pueblo saharaui quien puede otorgar, o no, la soberanía del territorio.

¿Por qué Trump reconoce la “soberanía” de Marruecos sobre el Sáhara Occidental?

Desde el pasado mes de agosto se viene produciendo lo que se calificó como los acuerdos de Abraham o “históricos acuerdos de paz” [2]. Estos acuerdos consisten en la normalización de relaciones diplomáticas, económicas y sociales entre los países árabes e Israel, recordemos que debido al conflicto palestino-israelí a penas existían relaciones oficiales y públicas entre la mayoría de países árabes e Israel. A estos acuerdos se han sumado varios países árabes como Emiratos Árabes Unidos, Bahrein o Sudán.

Claro que el reconocimiento a Israel por parte de países árabes no es gratis, ni de la noche a la mañana. Para que estos países árabes renuncien a su apoyo a la causa palestina contradiciendo la voluntad de sus propios pueblos, que históricamente siempre han apoyado la causa palestina, y de repente reconocer a Israel como estado soberano y normalizando las relaciones con el estado judío, Estados Unidos y su presidente Donald Trump tuvieron que esforzarse en ser los principales patrocinadores de estos “acuerdos de paz” haciendo una generosa oferta económica, militar o política a los países árabes que están dispuestos a firmar el reconocimiento a Israel.

Por ejemplo, en el caso de los Emiratos Árabes, el reconocimiento a Israel fue a cambio de conseguir armamento estadounidense como el caza F-35 considerado uno de los cazas mas modernos y preparados en el mercado de armamento militar [3].

En el caso de Marruecos, la moneda de cambio ha sido el Sáhara Occidental: EEUU reconoce la “soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental” a cambio de que Marruecos normalice las relaciones con Israel, pero lo que parece que Trump no sabe es que no está en su poder ceder la soberanía del Sáhara Occidental ni a Marruecos ni a nadie, ya que la soberanía de este territorio no está en manos de los Estados Unidos ni del expresidente Trump, sino que reside en el pueblo que la habita, el pueblo saharaui.

Sin duda estas declaraciones de Trump levantaron mucho revuelo mediático y también incomodidades diplomáticas, ya que muchos países mostraron su rechazo a esta decisión unilateral estadounidense que viola de forma directa la legalidad internacional en lo que respecta al Sáhara Occidental.

La misma ministra de asuntos exteriores de España, Arancha González Laya, declaró que el futuro del Sáhara Occidental no depende «de la voluntad de un país por muy grande que sea» y pidió la intervención de las Naciones Unidas [4].

Además, este posicionamiento claro a favor de la ilegal ocupación de Marruecos al Sáhara Occidental por parte de Trump agudiza la guerra entre el Frente Polisario y Marruecos declarada el pasado 13 de noviembre [5]; y abre las puertas a que la guerra en el Sáhara Occidental se convierta en otro campo de batalla de disputa internacional como lo fue Libia o Siria, ocasionando daños humanos y materiales irreversibles y poniendo en peligro la seguridad no solo la zona del norte de áfrica sino también a Europa.

Esta decisión del expresidente estadounidense supuso un terremoto en el panorama geopolítico internacional y en estos momentos se desconoce como tratará la administración del nuevo presidente Biden el asunto del Sáhara Occidental, pero todos los expertos y analistas políticos aseguran que los EEUU, bajo el gobierno de Biden, acabará volviendo a la senda de la legalidad internacional y respetando el estatus jurídico del Sáhara Occidental como territorio no autónomo pendiente de descolonizar [6].

Notas

1 – Estatus jurídico del Sahara occidental https://www.arso.org/legalstatusMundyGEES.htm

2 – Israel firma con Emiratos Árabes un histórico acuerdo de paz por el que se compromete a suspender las anexiones de territorios palestinos https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-53771501

3 – https://www.timesofisrael.com/expecting-f-35-deal-in-weeks-israel-seeks-downgraded-jet-for-uae-report/

4 – González Laya dice que el futuro del Sáhara Occidental no depende «de la voluntad de un país por muy grande que sea» https://www.europapress.es/nacional/noticia-gonzalez-laya-dice-futuro-sahara-occidental-no-depende-voluntad-pais-muy-grande-sea-20201214102755.html

5 – El Polisario declara la guerra a Marruecos para forzar un cambio en el statu quo del Sáhara https://www.abc.es/internacional/abci-polisario-declara-guerra-marruecos-para-forzar-cambio-statu-sahara-202011141958_noticia.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.com%2F

6 – “Biden administration would try to walk back or dilute parts of the normalization deals that defy international norms, as in the case of Morocco’s sovereignty over the Western Sahara” https://www.nytimes.com/2020/12/20/us/politics/trump-israel-sudan-peace-accord.html

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad 
de su autor y no representan necesariamente el pensamiento de Nuevo Campo Mediático. 
Puedes consultar las NORMAS DE PUBLICACIÓN aquí.


Taleb Alisalem

Diplomado en Cooperación Internacional y Desarrollo por The Open University (Reino Unido). Activista saharaui.
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Next Post

Irresponsables clamando por el fin del 2020

Sí, 2020 se ha terminado. Y la gente lo celebra como si fueran carnavales. En toda retrasmisión televisiva del día 31 se decía que por fin acababa el año, que todos podíamos alegrarnos, que nunca un año había sido tan cruel y merecía tanto llegar a su fin, etc. Hasta […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies