Una percepción lingüística

“Érase una vez un individuo, de nombre Harry,
llamado el lobo estepario.
Andaba en dos pies, llevaba vestidos y era un hombre,
pero en el fondo era, en verdad, un lobo estepario.” [1]

 

He aquí una breve y propia percepción de la percepción de Harry Haller:

El lenguaje es un posibilitador del entendimiento y de la comunicación. Del mismo modo, podríamos hablar del lenguaje como una forma de orden en la medida en que clasifica y describe. El lenguaje como una forma de reducción del desorden al orden. Siendo todo esto, y más, podríamos decir que el lenguaje es un arma de doble filo en cuanto a la subjetividad de sus conclusiones -de nuevo la importancia de la traducción-. El lenguaje varía de una sociedad a otra.

Un texto que muestra esta dualidad del lenguaje, además de la dualidad identitaria, es “El lobo estepario” de Herman Hesse. En esta obra vemos como el autor, a través de Harry Haller, nos muestra cómo mediante el lenguaje formamos el mundo y la realidad; nuestro mundo y nuestra realidad, debido a la infinidad de percepciones que se dan en uno mismo junto a las que nos dan los demás. En su primer capítulo Harry Haller se define como hombre-lobo, y así lo percibimos y así lo definimos, asumimos las metáforas como significados. No es engaño, es percepción.

 

“Que discutan los inteligentes acerca de si era en realidad un lobo, si en alguna ocasión, acaso antes de su nacimiento ya, había sido convertido por arte de encantamiento de lobo en hombre, o si había nacido desde luego hombre, pero dotado del alma de un lobo estepario y poseído o dominado por ella, o por último, si esta creencia de ser un lobo no era más que un producto de su imaginación o de un estado patológico.” [2]

 

El hombre-lobo es un ser mitológico que se contradice entre ambas partes, la racional y la intuitiva. Una persona no puede ser físicamente un hombre-lobo, pero si puede llegar a comportarse como tal. Finalmente, el hombre es un animal. Aquí entra en juego el poder del lenguaje y el manejo que el hombre hace de él. Nos narramos como nos percibimos. Nos definimos a través de las palabras y de sus metáforas para que los demás nos acepten, nos comprendan y nos conozcan, a nosotros y a nuestra realidad. Sin embargo, los sentimientos y las percepciones que juegan con ellos nos introducen en un conflicto interior. Cómo nos vemos, cómo nos percibimos, o cómo nos expresarnos son cuestiones que ponen en juego nuestro lenguaje y nuestra identidad. Cuando las contradicciones entran en juego la dificultad de expresarse se complica. Harry Haller se encuentra en esa dualidad identitaria y en esa imposibilidad definitoria, viéndose como un hombre con ideas, sentimientos y cultura frente a un animal compuesto por instintos naturales. La imposibilidad de verse como se es y la imposibilidad de definirse de forma clara.

 

“En Harry, por el contrario, era otra cosa; en él no corrían el hombre y el lobo paralelamente, y mucho menos se prestaban mutua ayuda, sino que estaban en odio constante y mortal, y cada uno vivía exclusivamente para martirio del otro, y cuando dos son enemigos mortales y están dentro de una misma sangre y de una misma alma, entonces resulta una vida imposible.” [3]

 

El intelecto es el maestro de la percepción y del fingir. A través de sus lentes el hombre finge y expresa lo que ve para así -creer- vivir tranquilo. Podemos hablar de un proceso de simultaneidad, de un círculo vicioso de percibir y narrar, de un conflicto interior y de una dificultad por definir; acontecimientos sucesivos y necesitados de esa permanencia kantiana, de la identidad del sujeto que se percibe en el cambio.

Si el lenguaje es cultural, el cambio de percepciones también lo es. Modificaciones que se dan con los cambios sociales y culturales.

 

“Ya en la primera conversación, ante la araucaria, se llamó a si propio lobo estepario, y también esto me sorprendió y me molestó bastante. ¿A qué venían esas expresiones? Pero acabé por dejar valer la palabra no sólo por costumbre, sino que pronto yo entre mí, en mis pensamientos, no nombraba a aquel hombre de otra manera más que lobo estepario, y aun hoy no sabría un apelativo más a propósito para este fenómeno. Un lobo estepario perdido entre nosotros, dentro de las ciudades, en medio de los rebaños más convincentes no podría prestarlo otra metáfora, ni a su misántropo aislamiento, a su rudeza e inquietud, a su nostalgia por un hogar de que carecía.” [4]

 

[1] Hesse, H., “El lobo estepario”, Biblioteca Digital, Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa ILCE. Pag, 50. Recuperado de: http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/Colecciones/ObrasClasicas/_docs/ElLoboEstepario.pdf

[2] Hesse, H., “El lobo estepario”, Biblioteca Digital, Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa ILCE. Pag, 50. Recuperado de: http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/Colecciones/ObrasClasicas/_docs/ElLoboEstepario.pdf

[3] Hesse, H., “El lobo estepario”, Biblioteca Digital, Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa ILCE. Pag, 51. Recuperado de: http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/Colecciones/ObrasClasicas/_docs/ElLoboEstepario.pdf

[4] Hesse, H., “El lobo estepario”, Biblioteca Digital, Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa ILCE. Pag, 20. Recuperado de: http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/Colecciones/ObrasClasicas/_docs/ElLoboEstepario.pdf


Ana Sánchez-Bayo

Graduada en Ciencias Políticas y con un máster en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, ha trabajado en entornos multiculturales tanto en el ámbito público como en el privado.
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Next Post

No es el periodismo. Es tu consumo

«En España, de cada diez cabezas, una piensa y nueve embisten» (Antonio Machado)   La tensión social se ha ido apoderando de los ciudadanos poco a poco, y mostró su peor cara a raíz de la cuarentena que vivimos a principios de año. Familias, amigos y vecinos, con los que […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies